La naturaleza está llena de todo tipo de bellezas como animales, plantas, objetos inanimados y matemática; sí matemática. De hecho, todo lo que nos rodea tiene una relación muy intima con la matemática.

Desde patrones de reproducción de animales hasta la cantidad de pétalos o semillas que puede tener una flor, la matemática siempre está presente. Hoy veremos una secuencia, que gracias a ella, la naturaleza es mas hermosa y se llama la secuencia de Fibonacci.

Veamos algo sobre Fibonacci primero. Esta secuencia fue descubierta en India hace unos 1300 años y fue introducida por primera vez en el Oeste por Leonardo De Pisa, también como conocido como Fibonacci, en el año 1202. Fibonacci también introdujo números numéricos en Europa, porque de no haberlo hecho, todavía estuviésemos contando con números romanos y ustedes se pueden imaginar lo fastidioso que eso hubiese sido. Creo que eso le hubiese quitado lo divertido a las matemáticas.

La secuencia de Fibonacci comienza con 0 y 1, luego, crea cada número sucesivo mediante la adición de los dos números más recientes. Como la secuencia avanza, la proporción entre el último número a el anterior se acerca a 1.618, también conocida como la proporción áurea. Tanto la secuencia de Fibonacci y la proporción áurea se pueden observar en muchas partes de la naturaleza, incluyendo conchas marinas, el brócoli romanesco y galaxias.

Recuerden sumar los últimos dos números para obtener el siguiente.

He aquí parte de la secuencia de Fibonacci: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610…..

0+1=1

1+1=2

1+2=3

2+3=5

3+5=8

5+8=13

8+13=21……

Si te gustó lo que acabas de leer, por favor compártelo.